Marruecos: El país de los sentidos (Parte II, Rabat)

Marruecos: El país de los sentidos (Parte II, Rabat)

  • Categoría de la entrada:África / Marruecos

El viaje de Marrakech a Rabat lo hice en tren, medio de transporte que me enamoró en mi primer viaje a Rumanía. Ver los extrarradios de las ciudades, la naturaleza, los campos y ver a las gentes que suben y bajan en lugares poco turisticos y que en alguna ocasión no están acostumbrados a interactuar con turistas es una experiencia fascinante.

Rabat tiene la misma estructura urbanística que Marrakech y en general todas las ciudades imperiales, una medina y a su alrededor la ciudad moderna. Rabat y su medina tienen un tamaño mas abarcable a pie y la hace genial para conocer sus rincones.Pero Rabat tiene un plus tiene costa, playas y su famoso barrio de Oudaya, caracterizadas por sus calles y edificios blancos y azules. Es allí donde se encuentra una teteria, la cual visite varias veces, ya que tiene unas vistas fantásticas.

 

dsc_1431

 

dsc_1504_small

 

En la parte nueva de la ciudad está también el mausoleo de Mohammed V, lugar majestuoso y digno de visitar. Lo que más me llamo la atención fue la antigua ciudad de Chellah, restos de la urbe y necrópolis romana, que se encuentra al sur de la ciudad, en extramuros de Rabat. Todo esto compensó lo flojo que me pareció la medina. Supongo que después de estar en la de Marrakech es lo normal.

 

dsc_1563

 

En lineas generales Rabat me pareció una ciudad mas moderna y con menos turistas, lo cual es de agradecer. Es algo más económico, con muchos puestos de comida rápida y ultra barata. Una noche cené pizza y refresco por dos Euros y medio, lo cual lo hace perfecto para añadirlo en un itinerario de mochilero.

¡Compárteme!