Fin de semana en Gijón

Fin de semana en Gijón

  • Categoría de la entrada:España / Europa

Gijón no defraudó mis expectativas climatológicas, necesitaba un respiro de este sofocante calor veraniego de la capital. Pero no solo fue el clima la excusa para visitar esta ciudad Asturiana. Mi otro objetivo era arrearme un autentico cachopo y en ese aspecto tampoco me sentí defraudado ¡Espectacular! Pero empecemos por el principio…

Llegué a Gijón el viernes por la noche y ya de entrada me enamoré de la estación de autobuses, que parecía salida de los setenta ¡Qué auténtica!

 

_DSC0401

De ahí fue al hotel, que intencionadamente lo reservé cerca de la estación, para poder dejar las cosas rápidamente y encontrar algún sitio que me dieran de cenar algo. Yo ya estaba salibando pues llevaba todo el viaje pensando en ese inminente cara a cara, ese «sólo puede quedar uno, forastero», un autentico mano a mamo, un aquí y ahora querido cachopo. Pregunté en el hotel algún sitio para cenar y me indicaron un restaurante con camarero que te escalcia cuando se lo pides, todo un acierto de recomendación  (Restaurante la Caleya). En general el cachopo es una cantidad absurda de carne rebozada que suele ser para compartir entre varios. He de decir que en el resto de sitios que lo pedí me aconsejaron que pidiera otra cosa pues era demasiada cantidad para una sóla persona. pero en este tenían uno «mas pequeño» que me lo ofrecieron y por supuesto acepté.

IMG-20160805-WA0014

 

Para beber, como no, una botella de Sidra natural. He de reconocer que al principio pensé que iba a salir a cuatro patas de allí, sobre todo cuando me bebí tres «culillos» con el estomago vacío. No se si fue que el cachopo esta hecho para absorber bien el alcohol o que sólo me bebí solo media botella de lo que se tira al escalciar, pero salí sobrio de allí. No obstante terminé con un empacho de carne que casi no me dejó dormir, pero ¡Oh, que carne! mereció la pena, felicidad plena ¡Qué rico todo! repetiré sin duda el mismo sitio.

El Sábado por la mañana fui a conocer la ciudad laboral que tiene una buena historia detrás, si vais por allí aprovechar las visitas guiadas, que te lo cuentan todo y están muy bien. Resumiendo, la ciudad laboral es un complejo que se construyó como orfanato para los niños de los mineros. Actualmente, y tras una buena rehabilitación, es sede del conservatorio de música de Gijón y donde
se realizan exposiciones y diversos actos culturales en su auditorio e instalaciones colindantes como en los jardines tan bonitos que tiene.

_DSC0024-Pano

 

 

_DSC0044-HDR

Hay una entrada combinada para visitar la ciudad laboral y el jardín botánico, así que  después de comer en la cafetería de la ciudad laboral dediqué la tarde a conocer el botánico.

 

 

_DSC0125-HDR-Pano

 

No dejaré de recomendar, aunque no se sea un aficionado a esta ciencia, visitarlo. Si se tiene tiempo  dar un paseo por su interior es algo muy relajante y una maravilla para la vista. Ya por la noche una pequeña vuelta por el centro, muy animado por ser la semana grande de Gijón, terrazas llenas mucho ambiente y conciertos por la calle y frío, si,  ¡frío! Cené en un restaurante recomendado por un conocido que vive allí, se llamaba el Jamonar . Tremenda carne, sin duda otro sitio para repetir. Después de la cena di un paseo nocturno hasta que el frío me obligó a retirarme a dormir.

 

2016 - D90

 

El domingo por la mañana aproveche para continuar la vuelta por todo el centro, ver los  bailes regionales que habían por estar en fiesta y disfrutar del ambiente que allí se respiraba. litro y litros de Sidra los que corrían. Volví a la hora de comer en el restaurante la Caleya. Por la tarde, después de darme un chapuzón en el mar, regresé al hotel a recoger el equipaje y de ahí a la estación para coger el tren que me llevaría a Madrid con su terrible calor.

_DSC0373-Pano

_DSC0347

_DSC0370

¡Compárteme!