En los viajes ¿Trípode sí o no?

En los viajes ¿Trípode sí o no?

Es la pregunta habitual en todos los fotógrafos cuando se van de viaje. Primero os voy a contar que hago yo y luego os cuento alguna alternativa más.

Reconozco que soy un apasionado de las fotografías de larga exposición, tanto nocturnas como diurnas. Esta es la razón por la que viajo con el trípode de toda la vida. Recomiendo una vez más que si estas pensando en comprarte uno te lo compres bueno. Al contrario que el equipo fotográfico si te lo comprar bueno te durara toda la vida y no tiraras 30/50 € como hice yo. Pero claro es inviable andar todo el día con un trípode de kilo a cuestas. Lo que yo suelo hacer es llevar un segundo trípode, un gorila que pesa poco y me apaña algunas situaciones diurnas y nocturnas.

IMG_20170811_161536

Aquí lo veis en acción abrazado a una barandilla en hangzhou. Lo malo es que no hay siempre algo en donde poner el gorila mientras que suelo para poner un trípode normal nunca falta.

Si tengo en mente una foto como el skyline de shanghai. Pasó por el hotel/hostel  y voy directamente a hacer la foto.

IMG_1182

Así pues esta combinación de trípodes, me funciona perfectamente para los viajes. Hay una tercera opción que es comprarse un trípode, digamos de calidad y peso bajo, exclusivamente para los viajes. Mi primer trípode pesaba 400 gr y en ese aspecto era genial pero lo que sujeta la zapata era de plástico con lo que al usarlo durante mucho tiempo se me rompió. Posiblemente si volviera a hacer otro gran viaje dejaría mi trípode y gorila e iría solamente con el trípode ligero y de calidad dudosa. Más cómodo gastar 20-30 euros que cargar con un kilo como mínimo de mas ¿No? Y tú ¿Cómo haces con el binomio trípode-viaje?

¡Compárteme!